martes, 5 de octubre de 2010

Para ti, amor.

Vámonos a recorrer el mundo, que no haya un sólo semáforo en rojo en nuestras carreteras, miraremos a través del cristal todas las nubes, y lloverán estrellas cada noche. Vamos a caminar por las vías del tren, a hacer equilibrios con los pies y con la mirada, ya no me caigo, lo prometo. Vamos a hacer mil brindis más, por la vida, por todos los segundos robados al reloj, por las tardes de verano y de ilusiones. Por las noches de abrazos eternos y por todos los caminos que quedan por trazar en el mapa. Me permito sólo por esta vez olvidar el resto de historias que he cosido a mi piel, que todos los lienzos se queden en blanco para llenarlos de besos y palabras escondidas. Voy a poner todo lo que pueda y más, aún a riesgo de saber que no siempre las locuras escogen un buen lugar donde quedarse. Aún sabiendo que tengo habilidades para escabullirme siempre que empiezo a temblar más de la cuenta. Porque al fin y al cabo, de qué sirve todo esto si no puedes arriesgarte a sentir con cada poro de tu piel, si no decides respirar la vida hasta el último insignificante segundo. .

3 comentarios:

Jime dijo...

Más pierde el cobarde que no se atreve, que el valiente que se arriesga :)

Marta dijo...

hola!! me encanto la entrada! tu blog nunca me decepciona!
besitos :D

sofi dijo...

Ayyyy que tierno (L) UN BESO!

compartimos universo.