miércoles, 8 de septiembre de 2010

el tiempo me demostró muchas cosas. me demostró que en ocasiones había que tomar decisiones drásticas, definitivas y sobretodo dolorosas. pero no un dolor superficial como el que provoca una mala caída, sino un dolor interior, demasiado íntimo, demasiado anclado al alma, el dolor más doloroso. Eentre otras cosas, tuve que separarme de ti, sin que tu quisieras, sin que yo quisiera. el tiempo y la experiencia me mostraron que, a veces, no es suficiente con querer, con amar, con desear, y que las cosas se ponen muy difíciles en ocasiones. descubrí que las frases de las películas no son ciertas, que el amor NO lo puede todo y que TODO si puede con nosotros.
y aquí, con toda la vida por delante, con mucho tiempo por transcurrir, hay días que siento miedo a lo desconocido, a lo que (seguro) está por venir. pero la curiosidad es más fuerte. y la esperanza de volver a verte y de que el tiempo decida volver a unirnos en el mismo espacio-tiempo me mantiene muy viva.


2 comentarios:

Anita Pidre dijo...

Cariño, la esperanza es lo ultimísimo que se pierde.. y si hay amor, el tiempo lo verá y dará otra opurtunidad... aunque ahora duela hay qe ser fuerte !! :)

muaaaaaaaa

Kristel dijo...

precioso... aunque duele..

compartimos universo.