martes, 7 de septiembre de 2010

ya comienzan a sudarme las pestañas, se acelera el pulso, me tiembla la clavícula. asoman desde mi ventana unas grandes ganas de verte. comienza a oler a ropa mojada, el sol ha despertado. y echo de menos el tacto, el aroma y el sentimiento que hemos dejado en segundo lugar. respiro el verano y experimento el otoño.



tanto que decir.. que no sé por donde empezar.
creo que lo único que tengo más o menos claro es que
te quiero un poco.

2 comentarios:

Un personaje de una historia de altibajos... dijo...

A veces no hay palabras para describir los sentimientos, solo hay que actuar...

Rodríguez dijo...

que bonita entrada:)

compartimos universo.