domingo, 6 de febrero de 2011

te daría todo, si me lo pidieras.

- Tú sabes que los cuentos de hadas no existen, ¿verdad?
+ Anda, ¡pues claro! Si yo no creo en los cuentos de hadas.
- Quién lo diría...
+ Pues no creo. No, porque en los cuentos de hadas todo es perfecto, y a mí lo perfecto me aburre. Yo no quiero un príncipe que me prometa la luna, quiero alguien que me acompañe a verla todas las noches. Yo no quiero un caballero de esos de "las damas primero" y sí a todo lo que yo pienso, quiero alguien que sea capaz de llamarme niñata cuando me ponga pesada hablando de cuentos de hadas. No necesito a que nadie me salve de ningún dragón, necesito a que alguien que me dé la mano cuando tenga que enfrentarme a algo; que confíe en mí y en que puedo conseguir los sueños que persigo. Yo no soy una de esas chicas que necesita que todo sea mejor que perfecto y salga según lo planeado, porque yo sé que de la improvisación nacen los momentos estúpidos que luego se recuerdan como bonitos, y que sólo de la imperfección y esos pequeños detalles nacen las risas más sinceras que llevan al amor. Quiero... una historia digna de ser escrita. Y tú eres esa historia.
- ¿Yo? ¿Por qué yo?
+ Porque me lo pones difícil pero haces que todo parezca más fácil.
- ¿Y cómo se supone que se hace eso?
+ ¿Vas a besarme ya o te quedan más preguntas?
- Pues mira no, me parece que te vas a quedar con las ganas.

3 comentarios:

Elena dijo...

como mola! ^^ el final bestial jaja :) me gusta!

La chica de las cien mil caras dijo...

Que bonito! pero que duro él eh..

Rafael Garcia dijo...

Bestial :) actualizé mi blog, pasate si quieres y echale un vistazo. Tu opinion sera bienvenida. Un beso! http://rafael1garcia.blogspot.com/

compartimos universo.