viernes, 19 de noviembre de 2010



Te espero. Siempre te espero. Tu siempre sigues con tu vida y yo sigo esperándote. Y vienes, es cierto, a veces vienes. Porque tú puedes venir cuando quieras, yo, en cambio, sólo puedo estar para cuando tu vengas. No sé si te quiero o si quiero no quererte o si quiero no querer dejar de quererte y ya lo hice hace tiempo. Vuelves y me provocas sentimientos únicos, de los cuales me cuesta desprenderme. Me hacen sufrir, pero de alguna manera también me dan vida y no sé cómo hay que elegir. Creo que ya no sé quién eres y me niego a aceptarlo. Ya no sé quién soy cuando estoy contigo. Ojalá no hubieras vuelto, ojalá no. Y sin embargo, ahora que no estás no hay nada que me haga tanta falta...

2 comentarios:

Shannancita dijo...

Què lindo, esos sentimientos :/

fragelle. dijo...

que bonito, y triste

compartimos universo.